Conoce casos de éxito de personas que cambiaron de carrera gracias a uno de estos programas educativos.

Los bootcamps son programas educativos que se caracterizan por ofrecer una preparación intensiva y específica, ideados para ser cursados en pocas semanas. Dependiendo del área de especialización, este tipo de modelo educativo se enfoca en cumplir expectativas diferentes, pero hay un tipo de programas que están totalmente orientados en enseñar habilidades que ayudan a redirigir, potenciar o lanzar desde cero la carrera profesional de una persona. Los bootcamps de programación, por ejemplo, son un recurso muy valioso como complemento a la educación universitaria, pues muchos de ellos están diseñados con base en los requerimientos que las empresas tecnológicas realmente están solicitando actualmente, por lo que pueden constituir una opción viable y bastante beneficiosa como impulso a una carrera profesional en el mundo tech, con la garantía de poder pertenecer al mundo laboral de forma bien remunerada.

Los bootcamps representan una alternativa viable para personas que desean dirigir su carrera hacia el ámbito tecnológico, tengan o no experiencia académica o profesional en tecnología. En resumen, son una herramienta muy valiosa que obliga a replantear metas, oportunidades de crecimiento y de desarrollo profesional. Suena bien, ¿verdad? El concepto de los bootcamps parece ser rentable, beneficioso e ideal para cierto tipo de perfiles, sin embargo, ¿realmente funcionan? ¿Qué tantos casos de éxito puedes identificar? Aquí te presentamos varios perfiles profesionales identificados por el portal Universia (http://www.universia.es), todos egresados de bootcamps de Diseño UI/UX (diseño de interfaces y diseño de usuario) de Ironhack, institución líder en el diseño e impartición de bootcamps tech.

Actualmente todos colaboran como Diseñadores UI/UX en distintas empresas, a pesar de provenir de distintas áreas académicas como el diseño gráfico, arquitectura, publicidad y marketing. De forma general, todos coinciden en que el bootcamp cursado les brindó las herramientas necesarias para desempeñarse como diseñadores en la actualidad, sin necesidad de un título oficial universitario en ese rubro.

Por ejemplo, Héctor Calaza, proveniente del mundo de la publicidad, fundó su propio estudio de diseño y creatividad, MrFlopez. Sin embargo, con el paso del tiempo se dio cuenta que para satisfacer las necesidades de sus clientes debía de conocer acerca del Diseño UX, por lo que decidió adentrarse en el tema de manera seria e inscribirse en el bootcamp de Ironhack. La experiencia adquirida en el programa intensivo le ayudó a fortalecer su propia empresa y lo llevó, además, a trabajar en la startup Billin, donde es diseñador UX y responsable de una plataforma de intercambio de facturas entre empresas y clientes. Un perfil similar es el de Luis Nagel, con preparación universitaria en diseño gráfico y con experiencia laboral en publicidad y marketing. Después de haber cursado el bootcamp, Luis redireccionó su carrera para comenzar a laborar como diseñador UX en Devialab, una de las más grandes empresas de tecnología en España.

En opinión de Isabel Morell, el hecho de cursar un bootcamp no significa desdeñar la educación universitaria, pues las habilidades y conocimientos que adquirió durante su formación como arquitecta se han complementado positivamente con su paso por el bootcamp de Diseño UX. Por otro lado, Guillermo Simón, egresado de diseño gráfico y ahora diseñador UX/UI, piensa que lo aprendido en el bootcamp de Ironhack supera por mucho lo estudiado en la universidad: Guillermo decidió perseguir su verdadera vocación y redirigir su carrera mediante un programa intensivo que le ha dejado más satisfacciones que su paso por la universidad.

Todos los profesionistas ubicados por Universia consideran que su inscripción en el bootcamp de Ironhack les brindó una visión renovada del mundo tech, orientada a lo que las empresas están buscando y al tipo de perfiles que realmente necesitan como parte de su equipo. De acuerdo con su travesía profesional, es posible concluir que muchos egresados de este tipo de programas tienen la posibilidad de laborar tanto en startups como en empresas ya consolidadas, o bien de manera independiente, añadiendo un valor agregado a su perfil profesional.

¿Qué te parecieron las historias profesionales surgidas a partir de un bootcamp? ¿Te animarías a realizar una travesía similar?