Por qué trabajar en un Coworking

El trabajo y su dimensión social ha adquirido nuevos significados y relaciones a nivel internacional que lo mismo van del Coworking popularizado hace más de una década en Silicon Valley hasta las modalidades de home office, cuya flexibilidad no sólo de espacio laboral sino de integración de tareas a nivel de división social del trabajo, han dado el salto cualitativo al nuevo paradigma en que nos encontramos.

De acuerdo a Statista (datos del mercado), actualmente existen 18,700 espacios de coworking a nivel internacional y su prospectiva de crecimiento para 2024 es de 41,975, lo que constituye un afianzamiento hacia las nuevas lógicas del mercado de trabajo, condición concluyente cuyas expectativas se deben a los siguientes impactos:

1. Comunidad e identidad exitosa

La vertiginosa consolidación del coworking como espacio de desarrollo laboral a nivel internacional, consolida el concepto de espacios abiertos, diseñados para trabajar de forma colectiva como individual en un ecosistema inédito cuyas relaciones sociales han ampliado el horizonte de colaboración y división social del trabajo.

El coworking permite convivir de forma muy cercana con otras personas. Es probable que al trabajar en uno de estos lugares te relaciones con colegas de tu profesión o con otros perfiles que tal vez no tengan nada que ver con el tuyo, pero que resulten excelentes compañeros en tu jornada de labores. Además, la mayoría del coworking incentivan la idea de comunidad mediante eventos periódicos, talleres, pequeñas celebraciones o conmemoración de días festivos, lo que favorece la socialización y el esparcimiento entre los coworkers.

2. Networking en la interacción social

Un coworking como dimensión inmejorable de trabajo, alberga a perfiles profesionales muy diversos, por lo que es probable que, al trabajar en uno de estos espacios, además de encontrar perfiles afines a tu profesión, encuentres una amplia red de contactos que puedan nutrir tus proyectos, complementar tus ideas o brindarte algún servicio en un momento determinado. Trabajar regularmente en un espacio colaborativo implica la posibilidad de ampliar tu agenda de contactos personales y profesionales, lo que puede conllevar incluso a que encuentres socios para un nuevo proyecto, clientes potenciales que hagan crecer tu empresa o colegas que te recomienden alguna oportunidad increíble de trabajo.

3. Flexibilidad y desarrollo humano

La nueva visión de los modelos de negocios se centra en esquemas flexibles y de desarrollo humano. Una de las principales características de la cultura del coworking es la flexibilidad en cuanto a los horarios y métodos de trabajo. Por lo general, casi todos los coworking tienen una amplia disponibilidad de horario para ocupar sus instalaciones, por lo que cada persona establece sus mejores tiempos para llegar al espacio de su preferencia y comenzar o terminar sus tareas sin ninguna restricción. Además, gracias a la diversidad de zonas que puede albergar un espacio de este tipo, es posible que cambies de ambiente de acuerdo a las necesidades de tu trabajo: puedes utilizar un lugar en el área común de trabajo o una sala privada de juntas para alguna reunión especial o, si necesitas despejarte, trabajar cómodamente incluso desde la terraza o jardín incluso mientras tomas una cerveza.

4. Ahorro y preservación económica

Uno de los mayores impactos en cualquier modelo de negocio es el ahorro y preservación económica. El coworking definitivamente forma parte de la llamada economía colaborativa, aquella en donde se busca el beneficio mutuo entre los involucrados e incluso se persigue la generación de un impacto social positivo. Trabajar en un espacio colaborativo, en la mayoría de los casos, resulta más económico que rentar una oficina propia y mantenerla mes con mes, además de que no tienes que preocuparte por el pago de costos operativos y de infraestructura. De manera pertinente, el coworking ofrece planes de acuerdo a tus necesidades (anuales, mensuales o incluso por un día de servicio), por lo que solamente eres tú quien estableces la inversión final que destinarás por trabajar en un espacio de estos.

5. Motivación y superación personal

La gratificación psicosocial que otorga la experiencia laboral en un coworking ha propiciado a nivel mundial que, sus espacios, hayan sido apreciados por el publico internacional como centros de colaboración e interacción humana más allá de las tareas del trabajo, condición que ha sido analizada a nivel de la psicología del trabajo como una tendencia sana y de máximas posibilidades de integración al trabajo de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), condición que permite a los coworkers crear relaciones motivantes y de superación personal que están revolucionando el mercado de trabajo internacional.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿En qué podemos ayudarte?